Mitoledo

Artesanía de Toledo. Mazapán

Artesanía

Mazapán

   
Figuritas de mazapán

   Su origen se atribuye al término árabe mantha-ban, que quiere decir "rey sentado", ya las primeras figuras de mazapán llevan impresas esa figura. El hecho de que un rey sentado aparezca en el escudo heráldico de Toledo establece una vinculación entre la ciudad y los primeros mazapanes. También de origen árabe es el vocablo mayaban que designa el dulce hecho a base de almendras y otros frutos secos.

   Dos ciudades como Toledo y Venecia, pujan por la paternidad de la invención del mazapán. La hipótesis toledana sostiene que a raíz de la batalla librada contra los árabes por el rey Alfonso VIII de Castilla en 1212 en Las Navas de Tolosa, las religiosas del convento de San Clemente empezaron a elaborar cierta clase de pan con el azúcar y almendras; machacando estos frutos secos se obtenía una masa densa que se mezclaba con igual proporción de azúcar. Tal clase de pan, obtenido a base de golpe de maza, recibió el nombre de maza-pan. En Toledo, en el monasterio de San Clemente, se conservaban hasta hace poco los moldes y tablillas antiguos usados para cocer el mazapán, en los que aparecían talladas figuras geométricas y leyendas religiosas.

   La zona más importante de la producción de mazapán en España al día de hoy, sigue siendo la provincia de Toledo, donde se reparten la producción la capital y poblaciones como Sonseca, Gálvez, Polán, Carpio de Tajo...

   El consumo de mazapanes y turrones en las fiestas navideñas, parece estar ligado a la decisión de Felipe II de repartir golosinas entre los pobres, para estas fechas. En los paises cristianos existía la costumbre de cosumirlo en Navidad y Fin de Año.

   En nuestros días, en los que el consumo de mazapán se ha extendido a cualquier época del año y cualquier momento es bueno para su degustación. Si bien es verdad que en los pueblos con raigambre cristiana, se mantiene todavía la costumbre de antaño de consumirlo en las Fiestas Navideñas.

   Se entiende como mazapán, el dulce obtenido al amasar, con o sin cocción, una mezcla de almendras crudas, peladas y molidas, con azúcar, en sus distintas clases y derivados.

   El carácter artesanal de las distintas fases que integran el proceso, condicionan en gran medida su paladar. Almendras y azúcar se trituran hasta tres veces consecutivas entre rodillos de piedra, hasta conseguir una masa compacta y fina.

   La masa así obtenida se moldea después manualmente, en formas diversas, disponiéndose las figuritas en bandejas, donde quedan listas para la cocción. Esta se realiza durante 67 minutos, sometiendo las figuritas a temperaturas entre 2200 y 2300 C, logrando as¡ un color acaramelado en su superficie. Al salir del horno, se barnizan con un almíbar a punto de hebra y se dejan secar.

   La fase final, el enfriado, requiere 24 horas de reposo a temperatura ambiente o en las grandes fábricas se hace mediante ventiladores. Una vez reposado, el mazapán, después de tres dias y antes de quince, ofrece su paladar óptimo.

Anguila
Anguila

Más información
Empresas
wiki
Mazapanes Donaire S.L.